ULTIMAS NOTICIAS

08.09.05:
Contra viento y marea, finalmente la página web institucional está en linea.

" IV. PINTURA MURAL DE SAN ANTONIO

Una pintura mural arqueológica fue documentada en 1986 en San Antonio (Luya), por una de las expediciones Antisuyo. Es la primera muestra de auténtica pintura mural detectada en los Andes Amazónicos y en general en el Perú cordillerano. No se trata de pintura rupestre sino de una pintura ejecutada sobre una pared con trazos distintos a los utilizados por el arte rupestre, como lo revela el alto grado de naturalismo en que fueron pintados los rostros de los personajes.

La pintura mural de San Antonio no fue vista por expertos que transitaron antaño por la zona, como Langlois o Reichlen. No necesariamente por cuanto pasó desapercibida al transitar apresuradamente por el lugar, sino debido a que no se la percibe a ciertas horas del día cuando los rayos del sol la ilumina directamente.

Representados en una pared curva, los trazos fueron ejecutados básicamente con ocres-rojos aplicados sobre una capa blanca de enlucido, la que a su vez cubre el estuco de arcilla amarillenta cuidadosamente alisada. La pared pintada forma parte de lo que fue el interior de un recinto en media luna, de carácter ceremonial. Aunque la pintura está afectada por el tiempo, es posible percibir lo fundamental de la escena.

El muro alcanza 4.80 m de alto por 9.60 m de ancho. Los personajes miden entre 1.10 m y 1.40 m. La pintura parece representar una danza ritual o mágica, escenificada por cinco parejas mixtas asidas de las manos. Los varones se distinguen por su aparatoso tocado, imitando al parecer la cornamenta de cérvidos. Algunas mujeres presentan arreglos de cabellera que recuerdan a los que portan algunas de las figuras femeninas de Pajatén.

El rostro de los varones, en especial el de la segunda pareja contada de izquierda, muestra un alto grado de perfeccionamiento debido a su realismo. El artista representó a este personaje con la cara mirando ligeramente hacia un costado. El semblante del personaje produce estupor y asombro en quienes lo contemplan, por las pupilas que miran fijamente como auscultando las intimidades anímicas del espectador.

Las expediciones Antisuyo de 1986 y 1987 investigaron detenidamente este mural, calcándolo, fotografiándolo y documentándolo en video.




TESTIMONIOS SOMETIDOS A INVESTIGACIÓN POR PRIMERA VEZ POR EL IAA

I. LOS PINCHUDOS

II. SARCÓFAGOS DE CARAJÍA

III. LAGUNA DE LAS MOMIAS (o DE LOS CÓNDORES)

IV. PINTURA MURAL DE SAN ANTONIO

V. MAUSOLEOS DE TINGORBAMBA

VI. MAUSOLEOS DE REVASH

VII. MAUSOLEOS DE OCHIN

VIII. MAUSOLEOS CHACHAPOYA(S): PEÑA DE TUENTE Y OTROS

IX. TELA MONUMENTAL DE PISUNCHO



OTRAS EXPEDICIONES